Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

CLIMA

El polo del frío del triángulo
Teruel-Calamocha-Molina de Aragón

Dos escenas de la cencellada que se produjo en el valle del Jiloca el 28 de noviembre de 1985. La foto de arriba corresponde a Torremocha del Jiloca, y la de abajo a la zona comprendida entre este municipio y Santa Eulalia del Campo. Las imágenes fueron tomadas a una temperatura de -15° C. (Fotos: Vicente Aupí)

Gráfica del termógrafo del Observatorio de Molina de Aragón. El mínimo de temperatura corresponde al día 31 de enero de 1947, en el que se alcanzaron los -26,7° C. Aunque en la gráfica se llega a los -28° C, el dato del termómetro oficial fueron -26,7° C. (Fuentes: David Momblona y Aemet)

El triángulo geográfico que forman la ciudad de Teruel y las poblaciones de Calamocha, en la misma provincia, y Molina de Aragón en la de Guadalajara, ha sido considerado tradicionalmente como el polo del frío en España. En esa pequeña franja territorial de la Península, emplazada en pisos altitudinales situados entre los 800 y los 1.100 metros, el número de días de helada anuales suele ser superior a los 120 en condiciones normales y raro es el año en que no se alcanzan, en alguno de sus puntos, los -15° C.

La fama, sin embargo, la ostenta por las reiteradas ocasiones en que se han medido en sus observatorios meteorológicos temperaturas inferiores a los -20° C. Por sus características orográficas y su propia personalidad climática, en esta zona los récords de temperatura no han coincidido necesariamente con las grandes olas de frío vividas en el resto de España. Es el caso de diciembre de 1963, mes en el que un temporal de nieve afectó a buena parte de la península pero sin que pueda considerarse como una invasión polar similar a las de 1945, 1956 o 1970-71. A pesar de ello, el día 17 el termométro del observatorio meteorológico de Calamocha cayó hasta los -30° C, un registro que no se ha vuelto a repetir en ninguna otra estación de la red española (los -32° C del Estany Gento, en Lleida, deben considerarse aparte al ser una estación de alta montaña). Ese mismo día, Molina de Aragón y Monreal del Campo se quedaron a un par de grados de Calamocha, alcanzando los -28° C.

Este caso no supuso, de cualquier forma, un hecho aislado. Molina de Aragón ya había alcanzado -26,7° C en enero de 1947 y -28,2° en enero de 1952, anotando también sucesivamente, por citar otros ejemplos, -23,0° C en enero de 1971 y -20,2° C en febrero de 1986. A su vez, Monreal del Campo, con una serie climatológica algo más corta ha registrado -24,6° C en enero de 1947 y -28,0° C en enero de 1971, mientras que Calamocha midió -24,4° C en enero del 47, -24,5° C en enero de 1971 y, finalmente, -20° C en enero de 1985.

En la ciudad de Teruel los registros no son tan extremos, pero se han alcanzado los -22,0° C en enero de 1945, los -21° C en enero de 1971 y los -19,0° C en diciembre de 2001, mes en el que las temperaturas fueron muy frías en toda España y excepcionalmente bajas en el cuadrante noreste peninsular, en particular en el triángulo Teruel-Calamocha-Molina de Aragón. Si quieres leer un análisis en profundidad sobre el episodio frío de diciembre de 2001 pulsa aquí.

Irradiación sobre el suelo nevado

El proceso habitual que genera estas temperaturas tan bajas en el triángulo aludido se inicia con un periodo de nevadas sucedido por una o varias noches de calma y cielos totalmente despejados. Es especialmente significativo que algunas de las gráficas de temperatura de esos episodios muestran como de una temperatura máxima de 1 o 2° C durante el día, el termómetro cae en picado en el transcurso de la madrugada siguiente más allá de los -20° C como consecuencia de las especiales condiciones de irradiación ocasionadas por el suelo nevado.

Durante el siglo XX, los observatorios de Molina de Aragón y Calamocha fueron una referencia por sus bajas temperaturas. Aunque en Molina existen registros anteriores al siglo XX, ambos observatorios fueron creados a mediados de éste por su emplazamiento geográfico bajo el puente aéreo que une Madrid y Barcelona. En el caso del observatorio de Calamocha, la situación ha cambiado y actualmente es semiurbano. Anteriormente se hallaba en el antiguo aeródromo existente entre Calamocha y la población vecina de Fuentes Claras, con una mayor proximidad a ésta. Por tanto, aunque tradicionalmente el récord de frío correspondiente a los -30° C del 17 de diciembre de 1963 se atribuye a Calamocha, realmente fue registrado en el término de Fuentes Claras.

Durante el siglo en curso ha crecido notablemente el número de observatorios oficiales y no oficiales de la red meteorológica española. Igualmente, han salido a la luz numerosos datos y estudios de temperatura de numerosas zonas de España que antes no se conocían. Esto ha permitido comprobar la existencia de otros muchos polos del frío en la península Ibérica, además del ya mencionado en las confluencias de las provincias de Teruel, Guadalajara, Cuenca y Zaragoza. No obstante, la gran extensión territorial del triángulo Teruel-Molina-Calamocha le otorga una gran importancia desde el punto de vista climático. Asimismo, sería más lógico considerar el triánguilo en cuestión como el comprendido entre Teruel- Molina de Aragón y Daroca, ya que localidades como Luco de Jiloca, Báguena, Burbáguena y la propia Daroca tienen registros extremos de frío muy similares a los de Calamocha, Molina y Teruel.

En la siguiente tabla se anotan las efemérides en las que se han registrado temperaturas inferiores a los -25° en algún lugar del triángulo Teruel-Molinade Aragón-Daroca:

-30,0° C Calamocha-Fuentes Claras, 17 de diciembre de 1963
-28,2° C Molina de Aragón, 28 de enero de 1952
-28,0° C Molina de Aragón, 17 de diciembre de 1963
-28,0° C Monreal del Campo, 17 de diciembre de 1963
-28,0° C Monreal del Campo, 4 de enero de 1971
-27,0° C Luco de Jiloca, 17 de diciembre de 1963
-26,7° C Molina de Aragón, 31 de enero de 1947
-25,2° C Torremocha del Jiloca, 24 de diciembre de 2001

(Fuentes: Agencia Estatal de Meteorología, Boletín Climatológico Mensual del Servicio Meteorológico Nacional, Observatorio de Torremocha del Jiloca)

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com