Estrellas y Borrascas

WEB DE VICENTE AUPÍ / OBSERVATORIO DEL POLO DEL FRÍO DE TORREMOCHA DEL JILOCA

ASTRONOMÍA

Los exoplanetas, la vida extreterrestre
y la Ecuación de Drake

Concepción artística del exoplaneta MOA-2007-BLG-192-Lb, que gira alrededor de una enana marrón. (Imagen: NASA's Exoplanet Exploration Program)

Frank Drake, pionero de los estudios sobre vida inteligente en el Universo: (Foto: SETI Institute)

La Tierra fue el centro del Universo hasta Copérnico y Kepler. La Vía Láctea se creyó la única galaxia hasta que los datos aportados por cosmólogos como Hubble desvelaron que hay miles de millones. Y el Sistema Solar era el único conocido hasta que en 1995 Didier Queloz y Michel Mayor dieron con el primer exoplaneta, es decir, el primer planeta en órbita alrededor de una estrella distinta al Sol. Hasta ese momento, la mayoría de los astrónomos daba por hecho que existían otros muchos sistemas solares además del nuestro, puesto que sólo en la Vía Láctea, sin contar el resto de las galaxias, ya hay entre 150.000 y 400.000 millones de estrellas, por lo que pensar que únicamente el Sol tiene una corte planetaria era una invitación al absurdo.

Pero lo cierto es que todo eran suposiciones, ya que no se había podido descubrir ningún planeta ajeno a la familia solar. Se daba por hecho que muchas de las demás estrellas debían tenerlos, pero no dejaba de ser una suposición. Hoy, sin embargo, después del primer hallazgo de 1995 tenemos contabilizados muchos más planetas fuera del Sistema Solar que dentro de él. Más de quinientos ahí fuera, según los hallazgos conseguidos hasta enero de 2011, y sólo ocho aquí, en nuestro sistema solar. Ocho oficialmente desde que en el año 2006 la Unión Astronómica Internacional (IAU) dejó de considerar a Plutón como un planeta, pero nueve para muchos millones de personas -entre las que me incluyo- que lo siguen considerando como tal y no comparten el criterio de la IAU.

Un exoplaneta que evoca a la Tierra

Uno de los exoplanetas, bautizado con el nombre de catálogo MOA-2007-BLG-192-Lb, lo ha descubierto un equipo liderado por el astrónomo norteamericano David Bennett en torno a una estrella de la constelación de Sagittarius, a una distancia de unos 3.500 años luz. Lo podríamos considerar uno más en la lista de exoplanetas, pero hay en él una peculiaridad trascendental: su tamaño es relativamente similar al de la Tierra. Es uno de los pocos ejemplos de este tipo, porque la mayoría de los exoplanetas conocidos son gigantes de tamaño superior a Júpiter. Y es que, tras el descubrimiento inicial de 1995, el siguiente reto fue localizar exoplanetas de similares características al nuestro, lo que, por extensión, permite postular que también hay otras estrellas con planetas aptos para la vida, al menos según la entendemos nosotros, de acuerdo con las condiciones que han permitido que se desarrolle en este rincón del Universo.

Probabilidades como las nuestras

En los años 60, el radioastrónomo Frank Drake se sacó de la manga una ecuación que se ha convertido en uno de los mitos de la búsqueda de vida extraterrestre. A partir de numerosos factores, como el número de estrellas candidatas y los planetas con una posible biosfera, calculó que sólo en nuestra galaxia puede haber decenas, centenares o miles de civilizaciones, dependiendo de muchos requisitos. No sabemos todavía nada de ellas, ni siquiera hemos podido confirmar que hay vida en otros lugares del Cosmos, pero estos años en los que continuamente se descubren exoplametas empiezan a hacer que cuadre la ecuación de Drake. Lentamente, pero las cosas empiezan a encajar y, quizá, en un futuro más cercano de lo imaginado estas investigaciones deparen sorpresas. No hay que ser sensacionalistas, pero tampoco conservadores. Si a estas alturas aún no se hubiese hallado ningún exoplaneta sería preocupante, pero están ahí y la lógica sugiere que la probabilidad de que muchos de esos sistemas solares estén habitados es, ni más ni menos, la misma de que lo esté el nuestro.

Índice de artículos

"Aun a pesar de tener relojes rotos en los baúles, en las Nubes de Magallanes se guardan los más absolutos y recónditos momentos"

Carmen Cortelles

Estrellas y borrascas
Todos los derechos reservados.
© Vicente Aupí. Salvo indicación en contra todos los textos y las fotografías son del autor. Su uso o reproducción sólo se permite mediante la correspondiente autorización previa.
CONTACTO: vaupi@estrellasyborrascas.com